Torturaron a víctimas y se grabaron celebrando: el macabro caso que conmocionó al sur de Chile

0
1599

Es uno de los casos policiales más escalofriantes del último tiempo en la comuna de Río Negro, región de Los Lagos. Las víctimas sufren hasta el día de hoy las consecuencias de las torturas que vivieron por cerca de 16 horas.

Los responsables cercenaron partes de los cuerpos de las víctimas, las golpearon, e intentaron matarlas. Todo en medio de un ambiente de macabro jolgorio que quedó registrado en videos que hoy están en manos del Ministerio Público.

Todo se remonta al 3 de marzo de 2017, cuando Bernardo, Sergio y Samuel se encontraban compartiendo en una plazoleta de la comuna.

En medio del consumo de alcohol, la vida de estos tres amigos cambió para siempre.

La flaca Ampuero, la rucia y el gato

Todo continuaba en total tranquilidad hasta que llegaron María Inayado (flaca Ampuero), Jacqueline Yañez (la rucia) y Rodrigo Gallardo (el gato).

Los tres, portando armas de fuego de fabricación artesanal, dispararon contra los jóvenes, quienes inmediatamente procedieron a huir. Sin embargo, no todos lo lograron.

Según el relato judicial, ambas mujeres se abalanzaron contra Bernardo, quien sin previo aviso recibió una puñalada en la espalda por parte de “la flaca”, mientras “la rucia” lo sujetaba.

En ese momento los tres atacantes trasladaron al joven contra su voluntad a una vivienda en calle Alonso Buschmann, en el centro de la comuna, propiedad de Alex Dumenes Pairican.

El inicio de la pesadilla

Ya en la casa del imputado, Bernardo fue golpeado, insultado e intimidado por Rodrigo Gallardo, Jacqueline Yañez y María Inayado, mientras Dumenes y Angel Ojeda Llanllan observaban atentamente.

Sergio y Samuel, al percatarse que su amigo no los seguía, se devolvieron a buscarlo, siendo interceptados por “el gato”, “la flaca Ampuero” y “la rucia”, justo en el momento que pasaban por fuera de la casa.

Los agresores intentaron atrapar a los dos jóvenes para obligarlos a ingresar a la vivienda, sin embargo estos lograron escapar, aunque con diversas heridas debido al forcejeo. Incluso uno de ellos recibió puñaladas en el cuerpo.

Mientras esto ocurría, Bernardo estaba al interior de la vivienda. Según consigna el fallo, el joven “fue humillado, insultado y obligado a realizar diversas acciones contra su voluntad, con la sola intención de divertir a sus captores”.

Las torturas a Bernardo

Lo peor para Bernardo se relata a continuación. Cristián Bahamondez, también imputado y que fue invitado a participar del acto, junto a María Inayado despertaron a la víctima, a quien habían dejado “dormir” para luego torturarlo.

Primero golpearon al joven con un fierro en la cabeza, luego lo patearon en la boca, provocándole una fractura dental.

Ya ensangrentado y en el suelo, “la flaca” tomó unas tijeras y le cortó los lóbulos de ambas orejas. Luego intentó matarlo con un hacha, sin embargo, Bernardo puso el brazo para protegerse, lo que le provocó un profundo corte de casi 10 centímetros.

No conformes con lo anterior, los secuestradores le aplicaron sal en las heridas y le cosieron el brazo con una aguja e hilo de uso doméstico.

La expareja de “la flaca”

No contenta con esto, la flaca llamó a su expareja, Alberto, bajo la excusa de consumir alcohol.

Mientras los cuatro compartían, la mujer comenzó a discutir con su expareja, quien intentó salir del lugar, pero fue retenido por los imputados.

Lo golpearon con un vaso de vidrio en la boca, lo tomaron a la fuerza y con una tijera también le cortaron los lóbulos de las orejas.

Posterior a eso le cortaron parte del pelo y el resto se lo quemaron con un encendedor. En todo momento le dijeron que lo matarían.

Los captores dijeron a sus maltratadas víctimas que no saldrían vivas de la vivienda. Es por esto que los obligaron a cavar fosas en el patio, donde supuestamente los enterrarían.

Rodrigo Gallardo llegó a la vivienda y ordenó a los demás limpiar la casa, para que no quedara evidencia de lo sucedido. También hizo que las víctimas se desvistieran para bañarse y lavar su ropa.

La captura

A eso de las 16:30 horas, “el gato, “la rucia” y “la flaca Ampuero” salieron de la vivienda para ir a buscar a Samuel, quien esperaban fuera la tercera víctima.

Alcanzaron a avanzar un par de metros cuando fueron interceptados por personal de Carabineros, mientras portaban armas blancas.

Tras obtener una orden de entrada y registro, los efectivos policiales llegaron a la vivienda donde fueron testigos del macabro escenario.

El fallo del caso señala que en el lugar se percataron que Alberto tenía “”fractura nasal y herida cortante nasal con desviación a derecha, heridas cortantes en orejas de tipo lonsaje en ambos lóbulos y bordes de pabellones auriculares””.

Por su parte, Bernardo tenía ““fractura dental incisivo superior, herida antebrazo izquierdo profunda hasta plano muscular de 10 centímetros de diámetro, amputación parcial de pabellón auricular bilateral, contusión periocular izquierda, aumento de volumen mandibular””.

Esto sin contar los traumas psicológicos que dejaron las reiteradas torturas.

En la casa también encontraron una serie de armas de fuego, cortopunzantes y municiones.

Culpables y condenados

A casi dos años del hecho, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Osorno condenó a cuatro de los siete involucrados.

Según la página del Poder Judicial, las sentencias se configuran de la siguiente manera:

-Jacqueline Patricia Yáñez Vera: 20 años de presidio en calidad de autora de los delitos consumados de secuestro simple y lesiones graves a Bernardo y Alberto; porte ilegal de arma cortepunzante, y del delito frustrado de homicidio simple.

-Cristián Jonathan Bahamondez Ruiz: 15 años de presidio como autor de los delitos consumados de secuestro simple de Bernardo y Alberto; lesiones graves a ambos.

-María Eugenia Inayado Ruiz: 5 años de presidio en calidad de autora de los delitos consumados de secuestro simple, y 2 años de presidio como autora de lesiones graves en contra de Alberto.

-Rodrigo Alejandro Gallardo Quinchagual: 5 años de presidio en carácter de autor del delito consumado de secuestro simple de Bernardo; 5 años de presidio como autor del delito consumado de tenencia de arma de fuego artesanal, y 200 días de presidio por porte de arma cortopunzante.

De esta forma se puso fin al juicio, sin embargo, desde el Centro de Atención a Víctimas señalaron que los afectados continúan con un evidente daño psicológico, el que sigue presente hasta el día de hoy.

¿QUÉ OPINAS? DEJANOS UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here